92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

jueves, 29 de marzo de 2018 a las 17:38

Chile y Bolivia después de La Haya, ahora Los desafíos bilaterales que se vienen tras el juicio en Holanda

Una nueva e incierta etapa se abrirá a partir de ahora para el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, luego que ayer concluyera la última etapa del juicio por la demanda marítima del país vecino ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Debido a que la ronda de alegatos ante ese tribunal se inició a solo ocho días de asumir en el mando, se espera que por fin el ministro de RR.EE., Roberto Ampuero, pueda desarrollar la estrategia que el Mandatario pretende implementar frente a La Paz, en una agenda bilateral que en los últimos años ha estado marcada por el proceso.

Para ello, el jefe de Estado y su canciller tendrán que estar atentos a los impredecibles actos y gestos del líder boliviano, Evo Morales, quien ya sorprendió el 11 de marzo pasado al asistir a la asunción de Piñera al poder. En esa ocasión, envió un amistoso mensaje hacia el pueblo chileno, pese a la serie de ácidas críticas que ha lanzado en contra de Chile. Un hito clave para conocer cuál será la actitud que Morales tendrá frente al nuevo administración será la próxima Cumbre de las Américas en Lima, Perú, la cual se realizará el 12 de abril. Será esa la primera instancia en que ambos líderes se encontrarán tras la breve visita de Evo a Valparaíso y quizás un termómetro para medir cuánto se podrá avanzar en "desmaritizar" la relación. Cabe destacar que en el periodo encabezado por la ex Presidenta Michelle Bachelet, en los últimos meses se logró avanzar tibiamente en esa dirección con la reactivación del Comité de Frontera e Integración, en donde se volvieron a tratar el mejoramiento de los controles fronterizos, la cooperación policial y aduanera, entre otras materias. La forma en que se resuelvan esos temas, dará una pista sobre cómo se llevarán Piñera y Morales. No hay que olvidar que al comienzo del primer gobierno del actual jefe de Estado había una relación cordial entre ambos, con partido de fútbol incluido, pero la demanda en La Haya en 2011 y la detención de militares bolivianos en 2013 sepultó los acercamientos.