92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

domingo, 22 de octubre de 2017 a las 23:14

Cristina K se encamina a dura derrota

Era considerado el último round entre el Presidente Mauricio Macri y la ex mandataria Cristina Kirchner. Las elecciones legislativas de medio término de hoy significaban un respaldo para la gestión macrista o una revitalización de la figura de Cristina K. Según las primeras tendencias dadas a conocer por la prensa argentina, el oficialista Cambiemos se imponía a nivel nacional, mientras que en la provincia de Buenos Aires, donde la ex Presidenta busca un cupo para el Senado, la lucha era voto a voto con el abanderado oficialista Esteban Bullrich.

Unos 33 millones de argentinos estaban llamados a las urnas para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Con un 78% de participación ciudadana, poco después el cierre de las urnas, el oficialismo se mostraba optimista con un amplio triunfo a nivel nacional.

Eso sí, eran cautelosos en la provincia de Buenos Aires, donde se hablaba de un empate técnico entre Cristina K y Bullrich. Ello, a pesar de que según el 24% escrutado, Bullrich lograba un 42% y CFK un 35%. Eso sí, esta tendencia se acortaría con el correr de las horas. De todos modos, como estas elecciones son por listas, ambos tenían asegurado un cupo en el Senado.

Pero lo importante para la ex jefa de Estado era verificar el apoyo que tiene para consolidarse como líder de la oposición y también si tiene opciones de convertirse en carta presidencial en 2019. En las primarias de agosto, Cristina Fernández se impuso por apenas un 0,21% en la provincia de Buenos Aires.

Era ahí donde se registraba la mayor batalla. Para el gobierno las legislativas se transformaban en un éxito al retener y ganas las principales provincias del país: la Ciudad de Buenos Aires (Elisa Carrió arrasaba con un 50%), Mendoza, Santa Fe y Córdoba. Pero también se imponía en Salta, Tierra del Fuego e incluso en Santa Cruz, el bastión histórico del kirchnerismo.

De mantenerse la tendencia en esas provincias, Macri se encaminaba a igualar lo que en su momento logró el Presidente radical Raúl Alfonsín. Con esto, Macri estaría cumpliendo su objetivo de consolidar a Cambiemos como la principal fuerza política del país. Y además, salía fortalecido para perfilarse para una eventual reelección en 2019. Los analistas coincidían en que el resultado es un espaldarazo para la región macrista y un apoyo al “cambio”, como señaló la Vicepresidenta Grabiela Michetti.

Caso Maldonado

A pesar de que la última semana existía una alta incertidumbre sobre cómo el caso de Santiago Maldonado, cuyo cuerpo fue encontrado esta semana en el sur de Argentina, finalmente no habría tenido un alto impacto entre los votantes.

El gobierno temía que su respaldo de las primarias disminuyera luego de que gendarmería (policía militar), a cargo de la Casa Rosada, estuviera en el centro de la polémica por la muerte del joven.

La jornada electoral se transformaba en una noche negra no sólo para el kirchenrismo (más allá de si Cristina Fernández terminaba imponiéndose por escaso margen), sino que también para el peronismo. Esto, porque Cristina Fernández debería arrasar para concretar sus propósitos. De esta manera, hay consenso de que su futuro político quedaría debilitado. Y recuperar la legitimidad del sector político se transformaba en una aventura difícil y lejana.

A pesar de que aún se esperaba el desenlace de la provincia de Buenos Aires, en el resto del país el peronismo perdía provincias clave. Uno de las mayores derrotas se registraba en Salta, donde el aspirante de Cambiemos obtenía una leve ventaja frente al candidato a diputado del gobernador Juan Manuel Urtubey, del Partido Justicialista (PJ, peronista). Urtubey era una de las cartas para liderar el peronismo y se estimaba que podía ser candidato y hacerle frente a Macri en 2019.

Los analistas estiman que ahora el peronismo deberá buscar un liderazgo más allá de Cristina K y llegar unidos a los comicios de 2019.

A su vez, Macri no tendrá todo a su favor en el Congreso, por lo que necesitará buscar alternativas para pactar y lograr llevar adelante sus reformas. En los próximos 12 meses de gobierno, el mandatario deberá establecer acuerdos con otros actores, por ejemplo, con el sector más moderado del peronismo.

Con un triunfo claro a nivel nacional, Macri estaba camino a consolidar su proyecto político, con Cambiemos como un conglomerado que gana adeptos y que pretende consolidarse con el correr del tiempo.

Fuente La Tercera.