92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

martes, 03 de abril de 2018 a las 17:33

Empresarios manifiestan su preocupación por efectos en Chile de posible guerra comercial

En las últimas semanas se han encendido las alarmas a nivel mundial por la posibilidad de una "guerra comercial" entre las principales potencias económicas. Esto, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estableciera un arancel de 10% y 25% respectivamente a las importaciones de acero y aluminio. En respuesta a esta medida, China fijó aranceles comerciales para 128 productos procedentes de EE.UU.

Así, la tensión entre ambas potencias ha generado preocupación en el mundo y Chile no es la excepción. En ese sentido, distintos empresarios se refirieron a este escenario y su influencia a nivel local. El nuevo presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Alfonso Swett, sostuvo que en toda guerra existen riesgos y que "lo importante es poner puntos de prudencia, poner argumentos en los peligros y de que nadie va a ganar en una guerra comercial".

En esa línea, explicó que el país es uno de los más abiertos del mundo "en términos de tratados de libre comercio, de globalización, por lo tanto las guerras comerciales no benefician a nadie y particularmente no beneficiarán a Chile". Esta opinión es compartida por el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Bernardo Larraín, quien aseguró que "por supuesto que para un país como Chile que está abierto al mundo, que es pequeño, que basa su economía en el comercio internacional, estas guerras comerciales no son positivas", sino que "son manifestaciones caprichosas de países para resolver sus problemas comerciales".

Esta opinión es compartida por el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Bernardo Larraín, quien aseguró que "por supuesto que para un país como Chile que está abierto al mundo, que es pequeño, que basa su economía en el comercio internacional, estas guerras comerciales no son positivas", sino que "son manifestaciones caprichosas de países para resolver sus problemas comerciales". "Yo creo que Chile tiene que plantear con mucha fuerza lo malo de esa guerra comercial en los foros internacionales", dijo Larraín, nombrando eventos como la Cumbre de las Américas que se desarrollará la próxima semana en Lima y la Cumbre APEC que se llevará a cabo en Chile en 2019. Estas son instancias para que "se produzcan convergencias regulatorias y discusiones institucionales de los temas de comercio exterior", afirmó.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, aseguró que les preocupa este escenario de tensión comercial y que "hemos visto algunas reacciones iniciales coyunturales de algunos exportadores o empresarios en Chile y en otras partes del mundo, que dicen estar favorecidos por esta guerra comercial".

Sobre lo anterior, afirmó que "esto es un error, no debe mirarse esto coyunturalmente. Es un problema grave para el mundo, para nuestro comercio exterior". "Hemos sido siempre defensores de la apertura de los mercados, de la libre competencia a nivel internacional, eso es lo que ha fortalecido nuestra economía y nos ha hecho crecer", sostuvo el presidente de la CNC, añadiendo que en una "guerra comercial nuestro país no tiene nada que ganar y mucho que perder". En la misma línea, el empresario y presidente de la Asociación de AFP, Andrés Santa Cruz, sostuvo que "sin ninguna duda que es un problema que las dos mayores potencias se puedan enfrentar en una guerra comercial que no sabemos las consecuencias que puede traer para nuestro país". Además, explicó que los cotizantes deben tener confianza, ya que "siempre en el mundo y en las economías hay momentos de alto y momentos de bajo, pero lo único que hay que mirar son las curvas en el largo plazo", las cuales son positivas y "si miramos la rentabilidad de los fondos son muy buenas".

El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Ricardo Ariztía, dijo que "cuando un país le impone aranceles por secretaría a otro, no por acuerdo bilateral, sino que es una carrera por decirlo así de negociaciones entre dos potencias, solamente perjudica a uno y favorece a otro"