92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

jueves, 07 de enero de 2021 a las 23:20

Gobierno condena crimen de detective y afirma que en Chile no hay territorios en que no rija el Estado de derecho.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, condenó este jueves el asesinato que sufrió un funcionario de la PDI tras recibir un disparo en el rostro, mientras participaba de un operativo antidrogas al interior de una comunidad de Temucuicui, en la Región de La Araucanía. En un punto de prensa realizado en Temuco, lugar al que viajó esta tarde junto al director general de la PDI, Galli rechazó los hechos de violencia que se han venido repitiendo en la zona, y que sólo este jueves sumaron la muerte de un detective y de otro agricultor que fue baleado en la localidad de Victoria.

El factor común es que ambos fueron asesinados. Hoy hubo dos personas asesinadas, con un funcionario de la Policía de Investigaciones que cumpliendo una orden judicial en territorio chileno recibió impactos de bala como consecuencia de un procedimiento policial ordenado por un tribunal de la república y por la Fiscalía. No vamos dudar un minuto como Gobierno en prestar todo el apoyo a la Fiscalía, al Poder Judicial, a las policías, para dar cumplimiento a las órdenes judiciales", sostuvo la autoridad. En ese sentido, afirmó que "en Chile no hay territorios en que no rija el Estado de derecho. Por lo mismo se desarrolló esta operación para dar cumplimiento a órdenes judiciales. Se acabaron las excusas, aquí hay tráfico de droga, hay armas de fuego ilegales y hay asesinos. Lo que corresponde es que esas personas sean puestas a disposición de la justicia y cumplan las condenas que les corresponde". "No vamos a descansar hasta que se determine quiénes fueron los responsables de estos asesinatos y se le ponga a disposición de la justicia porque, a diferencia de ellos, nosotros creemos en la justicia, creemos en los tribunales de justicia", agregó. Asimismo, Galli subrayó que el Gobierno se querellará contra quienes resulten responsables del crimen contra el detective, como también contra las dos personas que fueron detenidas por tráfico de drogas y porte ilegal de armas de fuego.
Por su parte, el director general de la PDI, Héctor Espinosa, detalló que en el procedimiento trabajaron cerca de 800 funcionarios, pero que hubo una fuerte resistencia por parte de la comunidad. También señaló que el detective fallecido fue atacado junto a otros policías cuando ya se iban del predio. "Ya en el momento en que se retiraban, hubo una emboscada, botaron unos árboles y estos cobardes escondidos en el bosque les dispararon a quemarropa a la tripulación", indicó. Producto de esto, 11 funcionarios permanecen lesionados, dos de ellos en estado grave. "Quiero ser bien claro, aquí estamos en presencia de una organización criminal con alto poder de fuego. Y quiero decirles, mirando a la cámara, que esta policía jamás se va a amedrentar, vamos a hacer todo lo humanamente posible para llegar hasta las últimas consecuencias, aquí hay armamento, hay munición, hay una organización criminal que está trabajando cosechando droga, plantando droga. Hemos incautado más de mil plantas en el recuento que llevamos, más de 700 kilos de droga incautada. Esa es una señal de que es una organización criminal que está haciendo uso de territorio, con pretexto de una causa de reivindicación, están lucrando", zanjó.