92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

domingo, 15 de octubre de 2017 a las 22:50

Lentitud y desconfianza marcan comicios en Venezuela

Abrumados por el agravamiento de la crisis económica, los venezolanos votaron este domingo en unas elecciones regionales claves para el gobierno y la oposición, que medirían el estado de sus fuerzas tras enfrentarse violentamente durante cuatro meses en las calles. Después de más de 12 horas de votación, el Presidente Nicolás Maduro calificó como un “éxito total” los comicios.

Pasadas las 18.00, hora en que supuestamente debían cerrar los centros de votación, Maduro anunciaba desde el Palacio de Miraflores en Caracas que “el proceso electoral de gobernadores es un éxito total; triunfo total de la democracia, de la Constitución, de las libertades públicas, de la Venezuela libre, que es democrática”.

El mandatario afirmó que él “sentó a la oposición e inscribieron sus candidatos y han tenido todas las garantías para hacer sus campañas”. “No ha habido un solo incidente en el proceso electoral, en paz, perfecto, ejemplar”, agregó.

Sin embargo, desde la oposición criticaron el proceso electoral, en especial en lo relativo al cierre de los locales de votación. Así lo hizo saber Gerardo Blyde, jefe del Comando de Campaña de la opositora alianza MUD, quien exigió al Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela cumplir la Ley Orgánica de Procesos Electorales, que ordena efectuar el cierre de los centros de votación a las 18.00, a excepción de aquellos que tengan aún a los ciudadanos haciendo fila para sufragar. “Pedimos que sea cumplido esto estrictamente y que se mantengan abiertos todos aquellos centros que aún tienen ciudadanos están ejerciendo su derecho al sufragio”, expresó.

La oposición había instado a los venezolanos a quedarse en los centros de votación y acompañar a los testigos de mesa en el proceso de verificación para “proteger” los votos de las elecciones de gobernadores de este domingo, en una fase que llamó “Operación Venezuela”.

Maduro, en tanto, clamó durante la jornada que la elección era un “triunfo de la democracia revolucionaria” con una “participación superior” a las regionales de 2012 (53,94)%). Una fuente del CNE precisó a France Presse que poco más del 45% de los 18 millones de electores habían acudido a votar hasta las 16.30, aunque una de las rectoras de ese organismo aseguró, sin dar datos, que la participación era “alta”.

No obstante, hasta las 15.00, según cifras opositoras, la participación proyectada era de un 35% muy por debajo de procesos previos, por lo que el líder opositor y dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles, pidió salir a votar. “La participación es favorable para nosotros, la abstención es favorable para el gobierno”, dijo Capriles,

A poco menos de dos horas que se iniciara el cierre de las mesas electorales, la jornada se desarrollaba sin mayores incidentes, según Reuters. Sin embargo, opositores denunciaron trabas para ejercer su voto.

Entre las irregularidades de este proceso, y a diferencia de elecciones regionales previas, esta vez no se renovaron los Parlamentos locales, que son controlados en gran parte por el oficialismo. Así, de ganar, los gobernadores de la oposición deberán ejercer con un congreso estatal en contra.

Aún si la oposición logra arrebatarle al oficialismo el control de la mayoría de los 20 de 23 estados que gobierna, Maduro insiste en que su mandato estaría supeditado a una poderosa Asamblea Nacional Constituyente, conformada por sus aliados. Por eso los analistas veían estas elecciones como “simbólicas”.

En ese sentido, Diosdado Cabello, primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, reiteró que los gobernadores que resulten electos deben ser juramentados ante la Asamblea Nacional Constituyente. Similar postura expresó en la semana Maduro, quien dijo que “el que no se juramente no toma su cargo y punto (…) que vayan a llorar para Washington”.

“Este proceso no está convocado ni por la Constituyente, ni por Maduro, sino por el pueblo venezolano y la Constitución”, dijo Gerardo Blyde, jefe de campaña de la MUD.

Los comicios se celebran con un año de retraso y luego de dos meses de tregua tras las marchas convocadas entre abril y julio por la MUD para exigir la salida de Maduro.

Fuente La Tercera