92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

martes, 15 de diciembre de 2020 a las 11:59

Minera Candelaria, Lundin Mining, reitera su compromiso con el desarrollo de trabajadores, las comunidades y la Región de Atacama

Hablar de Minera Candelaria en la Región de Atacama, es referirse no sólo a una operación que se destaca por su gestión en seguridad y medio ambiente, sino también a una compañía que ha generado un positivo impacto económico en la zona, convirtiéndose en agente impulsor de la economía regional.

A lo largo de su historia, la empresa se ha posicionado como una de las operaciones de mayor envergadura y producción de cobre en la región, impacto que se ha materializado en ámbitos económicos y sociales tales como generación de empleo, adquisición de insumos y servicios, pago de impuestos y patentes e inversión comunitaria, entre otros.

Su impacto en materia económica ha sido muy importante en la Región de Atacama. Uno de los principales elementos que han posicionado a Candelaria como un importante eje de la economía regional es el impacto sobre el empleo. En la actualidad, la compañía es la fuente laboral directa e indirecta de más de 5.000 personas que desempeñan labores en sus operaciones.
Para operar el complejo industrial que considera una mina a rajo abierto, tres minas subterráneas, dos plantas concentradoras, talleres de mantención, planta desalinizadora, puerto y áreas administrativas, entre otras, se requiere la adquisición de bienes, insumos y servicios que en más de un 30% se compran a proveedores locales.
Del mismo modo, la compañía ha contribuido al desarrollo y bienestar de la región con la implementación de programas de inversión comunitaria, con énfasis en proyectos sustentables en los ámbitos de la salud, educación, infraestructura, medio ambiente, cultura y fomento productivo.

PROYECCIÓN AL FUTURO
En noviembre de 2014 Lundin Mining adquirió las operaciones de minera Candelaria con una inversión inicial de US$ 1.800 millones. Durante estos seis años, la compañía ha realizado importantes inversiones para aumentar la vida útil de las operaciones y consolidarlas como una operación minera sustentable que seguirá aportando al desarrollo de la región de Atacama y el país.
En la actualidad, ha enfocado todas sus capacidades para extender la vida útil de las operaciones a través del proyecto “Optimización y Continuidad Operacional Minera Candelaria”. Éste aumenta en diez años la vida útil del proyecto base originalmente aprobado hasta el año 2030, con un monto de inversión planificado cercano a los US$600 millones.
Esto significa por lo menos 20 años adicionales de fuentes de empleo para hombres y mujeres de la región, crecimiento y desarrollo de proveedores y contratistas locales, junto a un trabajo cercano con la comunidad.

Una de las prioridades de la compañía, es su contribución al desarrollo sustentable de las comunidades cercanas a sus operaciones. La empresa ha contribuido al desarrollo y bienestar de Atacama con la implementación de programas de inversión comunitaria, con énfasis en proyectos en salud, educación, infraestructura, medio ambiente, cultura y fomento productivo.
Entre 2014 y 2020, sólo por citar algunos ejemplos, en la cartera de proyectos que se ejecutaron o que aún están en desarrollo en Caldera, destacan el Programa de Desarrollo Productivo para la Pesca Artesanal, la Planta de Procesamiento del Sindicato Punta Frodden, la construcción de un Centro de Diálisis municipal, la ejecución del proyecto Espacio Entre Rieles y la implementación de la Oficina Comunitaria en esa comuna, entre otros.
Del mismo modo, en Tierra Amarilla destacan los programas Inventa Comunidad y Presupuestos Participativos; la remodelación de las Plazas Potrerillos y Balmaceda y el Paseo de la Cultura y las Artes; el aporte de un mamógrafo de última tecnología y la construcción de una sala para mamografías en el CESFAM local; el aporte de una clínica rural móvil, vehículos de servicio, camiones aljibe, ambulancias y barredoras para mejorar los servicios comunitarios; los programas de mejoramiento de infraestructura y el aporte post aluvión de 2015 y 2017, entre muchos otros.

A lo anterior, se suma la apertura de una oficina comunitaria en Copiapó y programas de desarrollo social y de fomento productivo, la Beca Minera Candelaria para estudiantes universitarios, Programas de Desarrollo de Proveedores y de Colaboración Comunitaria, entre otros.
Durante este año, resaltan además todos los esfuerzos para enfrentar al Covid-19, destacando el aporte de más de 2.000 millones de pesos al Servicio de Salud Atacama para colaborar con las autoridades y comunidades de Tierra Amarilla, Caldera y Copiapó en el esfuerzo común para hacer frente a la pandemia.
Todo esto se ha logrado sobre la base de un trabajo hecho con seguridad, respeto, integridad y excelencia operacional y un firme compromiso con el desarrollo de nuestros trabajadores, las comunidades y la Región de Atacama.