92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

viernes, 18 de mayo de 2018 a las 20:12

Obispos chilenos siguen a cargo de sus respectivas diócesis, mientras el Papa Francisco no acepte sus renuncias

Los obispos chilenos siguen a cargo de sus  respectivas diócesis, mientras el Papa Francisco no acepte
sus renuncias. Esto, pese a que los prelados pusieron sus cargos a disposición del Pontífice, al finalizar las
reuniones en Roma. El obispo de Chillán, Carlos Pellegrín, explicó que informaron su disposición a renunciar "para que el Papa esté libre, y sólo él lo puede remover". En la misma línea, el obispo de San Bernardo, Juan
Ignacio González, precisó que, mientras el Papa Francisco no tome una decisión, cada uno de los obispos de la Conferencia Episcopal continúa en sus trabajos pastorales. Pese a ello, la duda se mantiene en torno al cardenal Francisco Javier Errázuriz, por ser arzobispo emérito y no tener diócesis a su cargo, aunque es parte del consejo de cardenales que asesora al Pontífice.

Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes del sacerdote Fernando Karadima, calificó desde Estados Unidos de
"absolutamente inédita" la decisión de todos los obispos chilenos, de poner sus cargos a disposición del Papa
Francisco, y sostuvo que "ahora son obispos renunciados". No obstante, recalcó que "los obispos tratan, con eufemismos, de matizar y suavizar lo que ha pasado, y tienen que comprar tiempo porque tienen que buscar reemplazantes. En una dura carta a los obispos chilenos, el Papa Francisco aseguró que la remoción de personas "no alcanza para poder reparar el escándalo" en la Iglesia Chilena. En el documento, el Pontífice apuntó a presión a los investigadores, destrucción de "documentos comprometedores", minimización de hechos delictivos, gravísimas negligencias en la protección de menores vulnerables, y "graves problemas" durante la etapa de formación en seminarios o noviciados.