92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

lunes, 11 de septiembre de 2017 a las 23:36

Paso de Irma deja trágico balance en Florida y el Caribe

asta la tarde, 6,7 millones de personas se encontraban sin suministro eléctrico en Florida y algunas zonas podrían mantenerse así durante semanas, según funcionarios locales. Todo, mientras Irma se dirigía al norte, específicamente hacia el suroeste de Georgia y el este de Alabama. El NHC bajó algunas alertas para ciertos sectores del estado, pero el gobernador, Rick Scott, llamó a los habitantes a tener paciencia para volver a sus casas. Esto, porque el peligro de las marejadas aún seguía alta. De hecho, la tormenta podría elevar el nivel del mar hasta en casi dos metros en esta zona. Miami, por su parte, despertó con árboles, ramas y semáforos caídos, además de rutas cerradas.

Pero antes de tocar Florida, Irma, en categoría 5, pasó por diversas islas del Caribe, donde dejó al menos 27 muertos. Las autoridades locales temen que el turismo se podría ver afectado, lo que debilitaría la economía en estas islas, que depende en gran parte de lo que aporta ese sector.

En Cuba, donde Irma llegó el sábado con ráfagas de 260 kilómetros por hora, al menos 10 personas murieron como consecuencia de la tormenta, a pesar de que un millón de personas habían sido evacuadas por precaución, entre ellas 15.000 turistas. Siete de las víctimas fatales se registraron en La Habana, ciudad que sufrió fuertes inundaciones y marejadas. Los cayos, las islas turísticas de Cuba, quedaron con graves daños.

En Haití el impacto fue menor a lo esperado, ya que el huracán pasó más al norte, mientras que en República Dominicana los vientos obligaron a evacuar a casi 20.000 personas, mientras que más de 2.000 viviendas quedaron dañadas.

Antes, en Puerto Rico, donde al menos dos personas murieron, las calles quedaron completamente inundadas y más de la mitad de los tres millones de habitantes se quedaron sin luz. Irma también pasó por las Islas Vírgenes británicas y provocó la destrucción de al menos el 70% de su infraestructura. El gobernador de la zona declaró en estado de emergencia el territorio.

En San Bartolomé, San Martin y Anguila la tormenta llegó el miércoles de la semana pasada. La isla de San Martin fue arrasada por los vientos de más de 200 km/h y quedó con el 70% de sus edificaciones parcial o totalmente destruidas. Al igual que San Bartolomé, que dejó entre el 80% y 90% de sus construcciones dañadas. En ambas partes los daños se calculan en US$ 1.450 millones. En tanto, en Barbuda casi toda la isla presenta daños en su infraestructura.