92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

martes, 24 de octubre de 2017 a las 23:36

Pobreza en Chile aumentó de 0,9% en 2013 a 1,3% en 2015, según cifras del Banco Mundial

El Banco Mundial supone que una persona está bajo la línea de la pobreza cuando sobrevive con apenas US$ 1,9 (unos $1.260) al día, cifra que ha ido reajustándose en el tiempo por la inflación. De acuerdo con la entidad, si en 1987 la tasa de pobreza en el mundo se ubicaba en 35,2%, a 2013 había bajado a 10,7%.

Según un informe del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD), sobre la base de las datos del organismo internacional, Chile se encuentra bajo este promedio, ya que, en el mismo período, la pobreza cayó de 8,5% a 0,9%. Sin embargo, en 2015 esta cifra se elevó a 1,3% de la población, es decir, la pobreza pasó de englobar 158.684 a 234.083 personas. Este fenómeno también se registró en otros países de la región, como Brasil, Bolivia, Argentina, Perú, Venezuela y Uruguay.

La investigadora del programa social de LyD, Paulina Henoch, calificó de “lamentable” el aumento de la pobreza, entre 2013 y 2015, y lo atribuyó a las políticas del actual Gobierno. “Durante los últimos años se han llevado a cabo reformas que han reducido la capacidad de crecer, y con ello han afectado variables tan importantes como el empleo formal, herramienta clave para reducir la pobreza”, señala.

No obstante, la interpretación es discutida por otros expertos del área. Francisco Gallegos, economista y académico de la UC, considera que la cifra es estadísticamente irrelevante y que no se pueden sacar conclusiones de ella. Además, agrega que “la discusión se queda pequeña” si no se ve el problema real. “He visto un esfuerzo súper fuerte por evaluar e investigar programas o políticas que pueden dar soluciones a personas que, evidentemente, carecen de cosas relevantes y a mí me parece que ahí es donde tenemos que ponerle esfuerzo”, dice.

Cambios al sistema de medición en Chile

Chile utiliza otra forma de medir la pobreza: la encuesta Casen, que aplica otros factores, además del ingreso. Sus datos indican que la pobreza bajó desde 38% en 1992, hasta 7,8% en 2013. No obstante, dado que hubo un cambio de metodología, el último dato para 2015 indica una tasa de 11,7%. Y si además se consideran variables multisectoriales, la pobreza es de 19,1%, lo que no permite hacer un seguimiento completo. Este último mecanismo de medición permite identificar si -además de la situación económica- existen variables, como acceso a la salud, que mermen la calidad de vida de los habitantes de un hogar.

El ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, ha señalado, respecto de la Casen, que los cambios en el sistema de medición han permitido orientar mejor las políticas públicas en función de las transformaciones sociales. En ese plano, expresó que “pese al contexto adverso que impuso la desaceleración económica mundial, en nuestro país la pobreza por ingresos siguió disminuyendo”.

La fórmula para reducir la pobreza

El crecimiento económico es nombrado, en mayor o menor medida, por todos los organismos como una fórmula para reducir la pobreza, pero siempre respaldado con políticas públicas. Laís Abramo, directora de la División de Desarrollo Social de la Cepal, expresó que, “por un lado, está el crecimiento económico con mayor participación laboral de la mujer y el bono demográfico, así como los mayores niveles educativos y, por otro, un rol fundamental lo tienen las políticas públicas de protección social”. Mientras, la directora del programa social de LyD y economista, Alejandra Candia, agrega que, “justamente, la mezcla virtuosa entre crecimiento económico y la focalización del apoyo fiscal mencionada anteriormente han permitido una reducción de la pobreza”.

Para el investigador Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES) y Facultad de Economía y Negocios (FEN), U. de Chile, Fabián Duarte, el decrecimiento en la pobreza en Chile se debe, en gran parte, al desarrollo económico, “porque, si se ven las cifras, seguimos siendo un país muy desigual. Entonces han faltado políticas públicas”.

“Hay países que son muy efectivos en bajar la pobreza y otros a los que les cuesta mucho crecimiento para poder hacerlo”.FRANCISCO GALLEGOS ECONOMISTA UNIVERSIDAD CATÓLICA

“El empleo formal es por lejos la mejor política social y, por ende, una receta clave a la hora de buscar disminuir la pobreza, sin importar cómo esta sea medida”. ALEJANDRA CANDIA DIRECTORA DEL PROGRAMA SOCIAL LYD

“Entre 2030-2035, la pobreza podría estar casi erradicada en Chile, pero si el tema no se prioriza en la discusión política, esta podría aumentar”. FABIÁN DUARTE ECONOMISTA E INVESTIGADOR COES DE LA U. DE CHILE

Fuente: EyN