92.7 Copiapó y Tierra Amarilla / 103.3 Caldera y litoral / 103.1 Chañaral

lunes, 08 de febrero de 2021 a las 19:27

Programa destinado a fomentar la producción de la pequeña minería permite generar empleo y activar la economía tras la pandemia

Para este año existen $800 millones mediante los que se busca beneficiar a 170 pequeños productores de Atacama.

El programa de avance de labores de metros entregó $400 millones en beneficios a 80 pequeños productores y productores artesanales de la región. Este fondo se enmarca en los beneficios aprobados por el Consejo Regional de Atacama para la pequeña minería y minería artesanal de Atacama entre los años 2019 y 2022, corresponde a la entrega de $5.000.000 a cada beneficiado, los cuales deben ser invertidos en la labor de avance en la producción minera, como la compra de insumos y la contratación de mano de obra.

El principal objetivo es lograr que los beneficiarios puedan salir del círculo de la pobreza mejorando su calidad de vida, mediante el desarrollo de la actividad productiva, apoyados por recursos financieros, asistencia geológica y minera técnica para la ejecución de desarrollo de labores (avance de metros). Potenciando el procesamiento de minerales de las plantas de ENAMI, generando un desarrollo económico local y regional, sustentable y creciente.
El seremi de la cartera, Cristian Alvayai fue muy claro en expresar lo importante de la puesta en marcha de este programa “fomentar el desarrollo de la pequeña minería de Atacama es un compromiso del Presidente Sebastián Piñera y, el cual hemos cumplido de manera muy exitosa. Pero es importante remarcar que estos programas deben seguir siendo financiados por el Gobierno y Consejo Regional, ya que nunca se habían entregado los recursos históricos que actualmente estamos otorgando y que corresponden a potenciar un sector clave de la economía de nuestra región”.

Para este año, existe disponibilidad de $800 millones para entregar este beneficio a 170 productores, que junto a la postulación 2020 suman un total de 250 productores del programa. Actualmente, el equipo de profesionales que integran el equipo de labores de avance está trabajando para asegurar que el beneficio pueda llegar a los productores que más lo necesiten.

John Locke, beneficiario fondo labores de metros, accedió con mucho entusiasmo a referirse sobre lo que había sido para él acceder al beneficio de avance de labores de metros para su faena. Dijo que “este beneficio me permitió avanzar significativamente a un cuerpo mineralizado donde tengo que llegar, aunque aún me falta, el aporte que me dio la ‘seremia’ fue muy importante”.
Al mismo tiempo, confirmó que pudo contratar mano de obra extra para los trabajos en su pertenencia, “aunque fue una persona más, ya que los costos son muy altos, igual me permitió dar empleo a alguien que lo necesitaba y, como además compré todos los insumos aquí en Chañaral, pude hacer que el comercio se reactivara luego de ser tan golpeado por el estallido social y luego por la pandemia”.

Locke, recalcó que, es necesario fortalecer más la labor del pequeño productor minero y también remarcó que “lo que más me gustó es que todo fue muy bien fiscalizado, eso le da un toque muy especial, porque el sentido de esto es que uno realmente ocupe este beneficio en lo que corresponde. Los profesionales de la ‘seremia’ me apoyaron en todo el proceso”.
Finalmente hizo un llamado a los productores que, aún trabajan de forma informal, a regularizar sus faenas y señaló que “es necesario apoyar administrativamente al productor minero, ya que muchos de ellos no tienen las competencias para llenar formularios y se hace muy necesario el apoyo de profesionales que los asesoren en los trámites administrativos necesarios para trabajar de forma segura y más productiva”.

En directa relación con esto, recientemente ENAMI anunció un aumento del 14,5% en el abastecimiento de sus planteles. Este mayor abastecimiento y reactivación de faenas mineras se traduce en un círculo virtuoso único en el mundo al permitir una actividad de fomento productivo, es decir generar riqueza para el país y su gente en localidades que dependen económicamente de la pequeña minería, como lo es Atacama.
El programa, favoreció a las 3 provincias de Atacama, entregó en la provincia de Huasco: $175 millones de pesos a 35 beneficiarios, en la provincia de Copiapó: $135 millones de pesos, correspondientes a 27 beneficiarios y en la provincia de Chañaral, 18 beneficiarios que alcanzaron los $90 millones de pesos.