Cámara despacha a ley el Presupuesto 2022, contempla fondos para la crisis sanitaria y fomenta la inversión pública

En el último día del plazo legal para su aprobación, la Sala de la Cámara despachó en menos de treinta minutos la Ley de Presupuestos 2022, que contempla una histórica reducción del gasto público, considerando el importante esfuerzo fiscal que se implementó para hacer frente a la pandemia.

Dado que al erario le quedaba solamente un trámite para convertirse en ley, tras la aprobación por parte de los diputados de las modificaciones implementadas por el Senado, el proyecto concluyó su tramitación en el Congreso. Esto gracias al apoyo del Pleno, que respaldó la propuesta por 79 votos a favor y 3 en contra. Vale decir que la propuesta del Ejecutivo considera un gasto público de US$82.135 millones, lo que representa una caída de 22,5% en relación con la ejecución presupuestaria contemplada a diciembre de este 2021. Pero es 3,7% superior a lo aprobado por el Parlamento para el actual periodo. En cuando a los cambios aplicados por la Cámara Alta, siete ministerios vieron aumentar sus recursos: se trata de Interior, Educación, Obras Públicas, Salud, Desarrollo Social, Mujer y Cultura, lo que responde a las críticas surgieron entre los diputados en primer trámite. De hecho, ello motivó el rechazo de los gastos variables de dichos presuúestos, los cuales fueron repuestos con sus respectivos suplementos. Además, se establecieron compromisos específicos en torno a materia de derechos humanos, lo que apunta específicamente a los afectados durante el estallido social. Así, por ejemplo, en el Tesoro Público se definieron provisiones para aquellas víctimas que hayan sido acreditadas por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), y que, producto de sus lesiones, se hayan visto perjudicados en su capacidad de trabajar. Otro punto destacable, también anclado al Tesoro Público, es un incremento en $120 mil millones para el Fondo de Emergencia Transitorio. Al respecto, la Dipres informará al 31 de enero sobre la distribución de estos recursos destinados a enfrentar la emergencia sanitaria y económica derivada de la pandemia. Previo a la votación intervinieron los diputados Ricardo Celis (PPD), Gabriel Ascencio (DC), Frank Sauerbaum (RN) y Marcelo Schilling (PS), quienes manifestaron su apoyo al texto y, entre sus consideraciones, estaba el hecho de que hoy vencía el periodo constitucional para avalar la iniciativa. De lo contrario, regiría la propuesta original del Ejecutivo.

De esta forma, el diputado de Renovación Nacional, Frank Sauerbaum, sostuvo que «hay varias razones por las cuales se puede entender cuál es la importancia de retirar el estímulo fiscal», y agregó que «es necesario retomar la senda de convergencia de la política fiscal e iniciar la recomposición de los ahorros fiscales, también ir transitando hacia una normalziación del gasto, recuperando los equilibrios fiscales y macroeconómicos y proponiendo la ruta para la creación de empleos y crecimiento de la economía enfocando las medidas de apoyo a los sectores más rezagados». En tanto, el diputado socialista Marcelo Schilling, quien integra la comisión de Hacienda, apuntó que «nos parece adecuado el esfuerzo de convergencia fiscal que trae comprendido con la reducción del 22,5% de este proyecto de ley respecto del Presupuesto ejecutado en 2021. Sin duda, se trataba de un nivel de gasto que no puede continuar su pena de convertirse en un problema para las propias personas». «Pero, al mismo tiempo, hace un esfuerzo por crecer en la comparación ley con ley en 3,7%, y de otra parte, contiene elementos de felxibilidad que le permitirán al próximo gobienro cumplir con el programa que compromenten con la ciudadanía y el pueblo chileno en las elecciones», destacó.

El respaldo del Presupuesto 2022 suponen un triunfo para el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, pues se trató de la tramitación de uno de los erarios más complejos desde el retorno a la democracia, al dejar atrás el potente estímulo fiscal impulsado entre 2020 y 2021 producto del golpe del covid-19. «Hemos terminado el despacho del Presupuesto creo que hemos tenido una muy buena discusión acá en el Congreso, donde finalmente, en el Senado, la semana anterior, pudimos llegar a acuerdos. Y hoy día, conversando también con los diputados, hemos podido despacharlo en tiempo récord», remarcó el jefe de la billetera fiscal.

«Este es un Presupuesto que creemos es muy importante porque normaliza la política fiscal y eso primero que nada significa que nos permite tener una política fiscal sustentable y sostenible hacia delante, pero también nos permite reactivar la economía. Es un Presupuesto que tiene cerca de US$82 mil millones en este Presupuesto, y de ellos cerca de US$15 mil millones son solamente en inversión pública, eso nos va a permitir dar un fuerte impulso a la economía a partir del próximo año. También esperamos poder crear empleos, y a partir de eso, bueno ir ya saliendo de la crisis económica y reactivar nuestro país», añadió la autoridad. Junto a lo anterior, el secretario de Estado puso el acento en que, si bien hubo rechazos durante el proceso, «quiero destacar que esta vez no hemos tenido una comisión mixta final, sino que esta vez la Cámara de Diputados ha aprobado lo que discutimos en el Senado». Entre las prioridades del Presupuesto 2022 destaca el área de Salud, que crece un 11,6% y contempla un monto de US$1.000 millones destinados a la contingencia sanitaria provocada por el coronavirus. También pone el foco en la niñez y el Ministerio de Desarrollo Social, donde el gasto crece un 12%; seguido por el adulto mayor; la inversión pública (gracias a la expansión de 11,6% y 8% de los ministerios de Obras Públicas y Vivienda, respectivamente); la creación de empleos con foco en las mujeres; los gobiernos regionales, partida que sube un 3,5% al comparar con 2021; el deporte; las ciencias y el apoyo especial a la educación rural. Sumado a todo esto, el nuevo erario también contiene diversos fondos especiales para otorgar mayor flexibilidad presupuestaria a la administración que asuma el próximo 11 de marzo. Entre ellos, resaltan aportes para para atenuar los efectos de la crisis sanitaria, para impulsar a los sectores más rezagados y la recomposición de los ahorros del país a través de la inyección de recursos a los fondos soberanos, como por ejemplo, destinar US$2 mil millones al Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp