Estudio revela que las Hormigas son capaces de oler el cáncer

El cáncer es una de las enfermedades más mortales y su número de víctimas sigue aumentando. En 2020 alcanzó los 19,3 millones de personas y se cobró 10 millones de vidas en todo el mundo, lo que la convierte en la segunda causa de muerte, según la Organización Mundial de la Salud

La detección del cáncer es un reto importante para la salud pública, ya que puede ayudar a la lucha contra esta enfermedad con altas tasas de mortalidad. Sin embargo, los métodos actualmente disponibles para lograrlo, como las resonancias magnéticas y las mamografías, suelen ser caros e invasivos, por lo que no pueden utilizarse a gran escala.

Para sortear estas limitaciones, se están estudiando métodos alternativos, como el uso del olfato de los animales. Por ejemplo, un equipo de científicos del CNRS, la Université Sorbonne Paris Nord, el Institut Curie y el Inserm1 ha demostrado recientemente la capacidad de detección del cáncer de una especie de hormiga llamada Formica fusca.

Tras unos minutos de entrenamiento, estos insectos, que utilizan el olfato para sus tareas cotidianas, fueron capaces de diferenciar las células humanas sanas de las cancerosas. Los autores del estudio publicado en la revista iScience descubrieron que cada línea celular tenía su propio olor que podía ser detectado por las hormigas.

“Las hormigas son, pues, equivalentes a los perros -los biodetectores más estudiados- en cuanto a capacidad de detección”, afirmaron los investigadores en el estudio.

Y añadieron: “En algunos aspectos, las hormigas superan a los perros porque necesitan un tiempo de entrenamiento extremadamente corto (30 minutos frente a los 6-12 meses de un perro) y un coste reducido de entrenamiento y mantenimiento (miel e insectos congelados dos veces por semana).”

La eficacia de este método debe evaluarse ahora mediante ensayos clínicos en humanos, pero este primer estudio demostró que las hormigas tienen un gran potencial, son capaces de aprender muy rápidamente, con un coste menor, y son eficaces.

“Nuestro sencillo protocolo de condicionamiento puede ser aplicado por todo el mundo, tras un tiempo de entrenamiento de unos 3 días”, concluyen los investigadores.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp