Escuela el Chañar del SLEP Atacama destaca por convivencia escolar y busca mejorar asistencia a clases y comprensión lectora

En entrevista con el departamento de comunicaciones del Servicio Local de Educación Pública (SLEP) de Atacama, el director del establecimiento educacional precisó que “nuestro foco está en egresar estudiantes con herramientas y aprendizajes, pero con principios y valores, es decir, buenas personas”.

Incentivar la asistencia permanente a clases presenciales, generar mayor comunicación con los estudiantes, trabajar con fuerza un plan estratégico de comunicación en materia de sexualidad y enfocar todos los esfuerzos en los aprendizajes referentes a la comprensión de lectura, son los 4 desafíos más importantes que proyecta para este segundo semestre la tradicional escuela el Chañar de Copiapó, que pertenece desde el año pasado a la administración del Servicio Local de Educación Pública (SLEP) de Atacama.

Pedro Lagos Arancibia, director ejecutivo del SLEP de Atacama, argumentó que “este planteamiento y enfoque en lo pedagógico es lo más importante, ya que nuestros estudiantes merecen una educación de calidad. Quiero felicitar al director Claudio Aguirre, al centro general de estudiantes, a los profesores, asistentes de la educación y docentes porque no dudo que tendrán éxito en esta labor. Instar a los padres, madres y apoderados a continuar apoyando a sus hijos, particularmente en su educación, ya que el trabajo en equipo es la única fórmula para lograr los objetivos”.

Por su parte, Noara Morales, secretaria ejecutiva del consejo estudiantil de la Escuela El Chañar declaró que “Yo salí electa el año 2022. En el colegio no hay agresión gracias a los profesores, porque hasta el momento nos han guiado bien. En cada clase, no importa el horario, hay siempre 45 minutos de convivencia emocional como escolar. Eso ha guiado a los niños y niñas, para que sus frustraciones o preocupaciones se descarguen. Además, hay muchos talleres en la jornada de la tarde y eso hace que los estudiantes se desestresen. Tenemos talleres de basquetbol, ciencias, ajedrez, de futbol, de huerto, por nombrar algunos ejemplos. Una nota no significa la calidad de las personas. Un estudiante puede tener un 4,0, pero eso no significa que es una mala persona. A nuestros profesores y apoderados, pedirles apoyo y a seguir trabajando”.

El director de la escuela, Claudio Aguirre Rojas, posee 25 años de trayectoria trabajando al servicio de la educación y asumió este desafió en noviembre del año 2021: “Lo que se viene en primer lugar es recuperar la asistencia de los estudiantes a clases. Ahí tenemos un gran desafío.
En segundo lugar, vamos a continuar afianzando el diálogo permanente con nuestros estudiantes.
En tercer lugar, con el equipo de convivencia escolar vamos a trabajar con fuerza el plan de la sexualidad, ya que es un tema muy importante y transversal y en cuarto lugar y en términos pedagógicos, vamos a trabajar en ir cortando la brecha en cuanto al aprendizaje, pero, fundamentalmente, en la lectura y comprensión lectora. Es el desafío para que nuestros niños logren comprender adecuadamente lo que están leyendo y esa creemos, es la base para el resto de todas las otras asignaturas. Sobre todo, en niños de primero, segundo y tercero básico”.

SIN VIOLENCIA SOLO EDUCACIÓN

Tras el retorno a clases presenciales en marzo de 2022, el establecimiento educacional no ha presentado casos graves de convivencia escolar. Todo un logro. “Nosotros estamos trabajando en equipo. Ninguna solución pasa por un trabajo individual. Todos tenemos responsabilidad en esto. Primero, la familia, quienes educan, ya que nosotros potenciamos los valores que se aprenden en el hogar. Otro trabajo permanente es la escucha activa. Escuchar a los estudiantes para saber que esta pasando es clave. Aquí el éxito de nuestra convivencia se nota porque la comunidad escolar está comprometida con el proyecto educativo” sostuvo el director de la escuela.

“El éxito tiene que ver en esta materia, con el diálogo permanente, desde una dirección con puertas abiertas hasta un trabajo en equipo, donde todos tenemos la oportunidad de presentar nuestras ideas y analizarlas en conjunto. Nos falta trabajar un poco más con los apoderados, es decir, afianzar los lazos y la comunicación, lo que se ha dado poco producto también por la pandemia”.

En tanto, Noara Morales, secretaria ejecutiva del consejo estudiantil de la Escuela El Chañar, afirmó que “aquí en la escuela no tenemos violencia porque los profesores nos escuchan y nos guían bien. Hay como en todos lados, ofensas, pero solo verbales, pero lo más importante es que las soluciones a los conflictos se resuelven rápido con mucho diálogo y apoyo de nuestra escuela”.

RETORNO A CLASES

Esta fue una de las escuelas que estuvo prácticamente casi tres años sin clases, debido al denominado “estallido social” y también por los efectos del Covid durante los años 2022 y 2021. Según explicó Claudio Aguirre Rojas: “este año hemos generado un plan estratégico de diálogo para conocer a nuestros estudiantes, sus temores, inquietudes, miedos. Los niños de octavo básico nos plantearon que tenían temor de ir a la enseñanza media, porque nos decían que no tenían las herramientas. Ante la situación empezamos a dialogar, no sólo con ellos, sino también con los profesores y hemos logrado avances significativos”.

UN POCO DE CHAÑAR

La Escuela ubicada en comuna de Copiapó, posee jornada durante la mañana. Desde las 08:00 y hasta las 14:00 horas. “Funcionamos en la mañana y en la tarde estamos haciendo talleres de básquetbol, de fútbol, talleres de arte, huerto escolar, laboratorios de ciencia y todo en forma voluntaria. El estudiante en este retorno a clases no está estresado, no piensa en estudiar todo el día, sino que también piensa que se va a entretener, aprender valores y principios. Si en la mañana van 700 estudiantes, en la tarde asiste la mitad y de forma voluntaria. Con los estudiantes y psicólogos estamos trabajando en los huertos. Cuando están muy agresivos o inquietos, los llevamos al huerto a trabajar. Esto genera una baja violencia en la escuela”.

EDUCAR EL CORAZÓN Y LUEGO LA MENTE

La escuela presenta una enseñanza de pre-básica y básica de primer y segundo ciclo (hasta octavo básico). “Lo que buscamos es promover nuestro sello y fomentar en nuestros estudiantes la inclusión, desde todo punto de vista. Esta es una escuela donde se aprende a vivir en comunidad, donde somos capaces, a pesar de la adversidad, de salir adelante con fortaleza. Nuestros niños deben tener la certeza que salen bien preparados, que poseen las herramientas necesarias y que, sobre todas las cosas, van preparados socioemocionalmente. Eso, les servirá para afrontar cualquier problema. Respecto de lo académico, es importante aclarar que los liceos tienen herramientas para nivelar aprendizajes. Si nosotros entregamos a los liceos, buenas personas, el liceo va a aplaudir el egreso de los estudiantes. Queremos formar buenas personas, ese es nuestro primer objetivo”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp