Sudáfrica podría imponer cortes de luz de manera permanente durante dos años

Sudáfrica considera imponer cortes de luz programados ininterrumpidamente durante los próximos dos años hasta completar las reparaciones necesarias para resolver la grave crisis que sufre la red eléctrica del país, dependiente casi en su totalidad de la endeudada compañía estatal Eskom.

Así lo anunciaron hoy el presidente de la empresa, Mpho Makwana, y su consejero delegado, André de Ruyter, después de que el país haya sufrido repetidamente durante el último año apagones rotativos, fenómeno conocido en Sudáfrica como «loadshedding» (quitarse carga).

«La implementación de algunos niveles permanentes de ‘loadshedding’ (…) durante los próximos dos años», permitiría «dar suficiente espacio para el mantenimiento» además de «brindar al país un nivel de previsibilidad o consistencia para planear las vidas mejor», dijo hoy Makwana durante una rueda de prensa virtual.

Según Makwana, las reparaciones requeridas no se pueden llevar a cabo en el corto plazo y «serán necesarios al menos dos años para alcanzar la disponibilidad de energía perfectamente deseable».

De Ruyter, por su lado, descartó por el momento los niveles más elevados de apagones -de entre 12 y 14 horas diarias- que se había temido que fueran necesarios en los últimos meses, aunque advirtió que existe siempre un «riesgo inherente».

Los directivos pidieron a los sudafricanos que moderen lo máximo posible su uso de energía y pidieron medidas como la instalación de placas solares por parte de las empresas.

La corrupción, la deficiente planificación frente al aumento de la demanda energética, las averías por el mal estado de las anticuadas infraestructuras de Eskom y el impacto de la delincuencia (por ejemplo, por robo de equipamiento y cables) son algunos de los factores que explican la crisis eléctrica del país.

La constante incertidumbre eléctrica supone un terrible lastre para la economía más desarrollada de África, además de una gran fuente de malestar social.

El pasado mes de diciembre, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, atribuyó esta crisis a la mala gestión y la corrupción en Eskom, en un discurso ante la 55 Conferencia Nacional del gubernamental Congreso nacional Africano (CNA).

«Una parte importante del trabajo para revertir los efectos de la ‘Captura del Estado’ es la recuperación de fondos que se pagaron ilegal o indebidamente a una serie de empresas», dijo el mandatario, quien fue reelegido como líder del CNA en ese congreso.

«Hasta la fecha, sólo Eskom ha recuperado casi 3.000 millones de rands (más de 141 mil millones de pesos chilenos) y otros 5.000 millones (más de 235 mil millones en moneda chilena) están siendo reclamados en varios procesos», señaló Ramaphosa.

La «Captura del Estado» es una gran investigación sobre la corrupción que afectó al aparato público sudafricano durante el mandato de su antecesor, Jacob Zumba (2009-2018).

Facebook
Twitter
WhatsApp