Tornados azotan el Medio Oeste de Estados Unidos en pleno invierno

En medio de un clima cálido récord en el Alto Medio Oeste -más típico de abril que de febrero-, el jueves 8 de febrero de 2024 estallaron fuertes tormentas eléctricas. Estas tormentas provocaron al menos tres tornados y numerosos informes de granizo de gran tamaño en Iowa, Illinois y Wisconsin. El tornado más intenso golpeó el sur de Wisconsin, convirtiéndose en el primer tornado de febrero registrado en el estado.

Las temperaturas, unos 30 grados por encima de la media, batieron numerosos récords y contribuyeron a alimentar el inusual episodio. Los científicos afirman que este tipo de tormentas severas serán probablemente más frecuentes en los meses de invierno a medida que aumenten las temperaturas debido al cambio climático provocado por el hombre.

Además del tornado de Wisconsin, también se registraron tornados en los condados de Marshall y Putnam, en Illinois, donde volcó un semirremolque. En Chicago, las tormentas eléctricas provocaron un espectacular despliegue de relámpagos. Este fin de semana se esperan más tormentas, con posibilidad de tornados, en algunas zonas del sur y a principios de la semana que viene en el sureste.

El tornado parece haber recorrido una gran distancia sobre el terreno en el sur de Wisconsin -quizá entre 24 a 32 kilómetros- siguiendo una trayectoria de suroeste a noreste a unas 32 o 48 kilómetros al sur de Madison, la capital del estado.

“Tenemos informes de daños en Albany, al noreste hacia Evansville y todo el camino al noreste de Edgerton”, dijo Taylor Patterson, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Milwaukee, en una entrevista. “Los informes fueron una gran cantidad de daños en los árboles, postes eléctricos rotos. Hubo daños en múltiples dependencias, y luego oímos hablar de un montón de casas a las que les faltaban los tejados.”

El Servicio Meteorológico Nacional asignó al tornado una calificación de “EF2 extremo alto” en la escala de 0 a 5 para la intensidad del viernes 9 de febrero. El tornado estaba sorprendentemente bien definido, con un embudo totalmente condensado en la superficie, indicativo de una atmósfera relativamente seca y una base de nubes alta.

La formación del tornado comenzó el jueves con un sistema de bajas presiones sobre Minnesota. Esa baja inhaló aire de todas partes. Desde el sur, atrajo hacia el norte un filamento de aire templado con una pizca de humedad. Desde el norte, una oleada de aire frío, seco y denso se precipitó hacia el sureste. Las masas de aire se encontraron a lo largo de un frente frío. “Se esperaba que la humedad fuera un factor limitante” y casi no hubo suficiente para que se produjeran tornados.

Los tornados suelen producirse cuando los puntos de rocío, una medida de la humedad, se sitúan entre los 60 y los 70 grados, pero ocasionalmente pueden producirse en niveles algo más bajos. El jueves, se las arreglaron para colarse en los 50 durante las horas de la tarde, cuando un pequeño pulso de humedad llegó desde el sur a lo largo de un frente cálido. En el Aeropuerto Municipal de Monroe se registró un punto de rocío de 54 grados poco antes de que el tornado tocara tierra.

Otros ingredientes contribuyeron al desarrollo del tornado:

Giro concentrado a lo largo del frente cálido: Los frentes cálidos tienden a estar repletos de helicidad de bajo nivel, o torsión. Cuando una tormenta se desplaza a lo largo de un frente cálido, absorbe esa torsión y la inclina hacia la vertical, aumentando el riesgo de tornado. Ese parece haber sido el caso el jueves.

Las tormentas se fusionaron: Varias tormentas convergieron poco antes de que el tornado tocara tierra, aumentando el giro disponible. El Servicio Meteorológico Nacional emitió cinco avisos de tornado cuando las tormentas barrieron el sur de Wisconsin, la mayor cantidad registrada en febrero.
Cómo el cambio climático puede haber aumentado el potencial de tornados

Los tornados y las supercélulas en rotación requieren dos cosas: combustible para la tormenta (denominado por los meteorólogos energía potencial convectiva disponible o CAPE) y cizalladura del viento. La cizalladura del viento es un cambio de velocidad y/o dirección del viento con la altura que favorece el giro en la atmósfera.

La cizalladura del viento fue excepcional, pero la cantidad de combustible disponible para las tormentas procedente de la humedad y el aire caliente fue, en el mejor de los casos, marginal. “Dicho esto, la cantidad de humedad y aire cálido fue considerablemente superior a la típica para la época del año” – y esto parece ser cada vez más común en los entornos de tormentas de invierno debido al cambio climático.

El jueves se batieron numerosos récords de temperaturas cálidas en todo el Alto Medio Oeste, incluso en Wisconsin, donde algunos récords se superaron hasta en 10 grados. Eau Claire alcanzó los 59 grados, superando un récord diario anterior de 49 grados. La media de temperaturas máximas el 8 de febrero es de 26 grados.

En Monroe, cerca de donde tocó tierra el tornado, la temperatura media en esta época del año es de 28,9 grados, pero en el aeropuerto se alcanzaron los 58 grados. “Empatamos el récord climático de Madison de 55 grados de 1925, y también batimos récords en Milwaukee”, dijo Patterson.

A medida que el cambio climático sigue influyendo en el tiempo, aumenta notablemente el alcance de las masas de aire templado y/o húmedo que se desplazan hacia el norte en invierno. Esto permite que las tormentas y los tornados se extiendan a lo que antes eran los meses más tranquilos.

Un brote de tormentas en diciembre de 2021 produjo los primeros tornados registrados en el oeste y centro de Iowa y partes de Minnesota durante esa época del año. Un estudio publicado en enero de 2023 concluyó que se prevé que las tormentas eléctricas supercelulares que a veces producen tornados “aumenten fuera de la temporada tradicional de tormentas severas”, incluido el final del invierno, a medida que el clima se calienta.

Facebook
Twitter
WhatsApp